Blog

3 días de depuración mental y emocional

Depuración mental y emocional Ayurveda

⭐ LINKS RELACIONADOS CON EL VÍDEO: 

📩 Suscríbete al boletín mensual: http://eepurl.com/gbFRlT
🪔 Reto Depurativo Ayurveda: https://bit.ly/retodepurativoayurveda
🔴 Consulta Ayurvédica: https://escuelanatur.com/

3 días de depuración mental y emocional 

Ya sabemos que el Ayurveda es un sistema que lo abarca todo. Y gracias a esta visión integrativa, en otoño o en primavera si es que estás en el hemisferio sur, también se puede hacer una limpieza no solo física, sino mental.

Es importante depurar nuestro cuerpo, obvio, pero no hay que olvidar la purificación de la mente también. Y si hacemos las dos cosas, entonces estaríamos ya integrando todo de una forma maravillosa. 

Para hacer una depuración, a modo genérico, tienes todo un plan en el Reto Ayurvédico Depurativo de 7 días donde te explico cómo hacerla, con la lista de la compra y recetas para depurar tu cuerpo de una forma ayurvédica.
Pero lo ideal es hacer una depuración según sea tu constitución en el ayurveda. Una persona Vata en otoño no va a poder depurar igual que una persona con más características Kapha, por ejemplo. Y lo mismo para primavera. Hay que ajustar y hacer una serie de consideraciones para eso, porque sino, puedes entrar en desbalance si no haces las cosas bien. 

La cuestión es escuchar a tu organismo. Pero cuando nuestro cuerpo y mente están tan llenos de tóxicos, ya sea físicos o mentales, la escucha del cuerpo puede no ser clara porque no todo el mundo tiene actualmente la capacidad de entender lo que su cuerpo le está diciendo. Eso se va adquiriendo de nuevo mientras prestamos más atención a nuestras necesidades reales y no las que nos genera tal vez una ansiedad por la comida o algún apego a algún tipo de alimento y demás. 

Lo ideal es tener una depuración física adaptada a tus doshas, que si te animas a hacerlo, puedes contactar conmigo para una consulta de ayurveda y ahí preparamos toda tu depuración en base a tus necesidades. Tanto físicas como mentales. Una depuración íntegra para ti.

Pero, en este artículo de hoy, vamos a hablar de cómo considerar nuestro bienestar mental, emocional, espiritual… toda esa parte que es más sutil y no tan física, aunque tiene un vínculo muy fuerte con nuestro cuerpo más burdo, más físico. 

Ya desde hace más de cinco mil años que el Ayurveda sabe que las emociones influyen directamente en nuestra condición de salud. Es ahora cuando nuestra medicina se empieza a dar cuenta, pero aún así le siguen atribuyendo un componente químico y no ve más allá todavía.

En occidente nos centramos en lo físico

 

Para el Ayurveda nuestros pensamientos, sentimientos y patrones de comportamiento son algunos de los identificadores más fuertes de nuestros doshas. Pero, a la vez, como cultura occidental que somos, seguimos prestando mucha más atención a cómo nos sentimos en nuestro cuerpo. En cómo mejoramos nuestro estado usando dieta, ejercicio, limpiezas según la estación, dinacharya, la rutina diaria, etc. cosas más físicas, que tienen un gran impacto, sin duda, pero debido a que las condiciones de nuestra mente, de nuestro estado psicoemocional también nos afecta, tiene sentido que también hagamos prácticas para ayudar a balancear, a equilibrar estos estados mentales y emocionales. Y para esto está la limpieza mental y emocional con otro tipo de abordaje.

Cuál es el objetivo de una limpieza mental

 

El objetivo de una limpieza mental no es diferente al de una limpieza de temporada en realidad.
Puede ser que ya hayas hecho alguna limpieza en tu cuerpo alguna vez, o que suelas hacerlo en cada cambio de estación importante, como primavera o en otoño. El caso es que la limpieza ayurvédica está muy orientada a recuperar el equilibrio de los doshas y nutrir los tejidos y limpiar los canales. 

Concretamente, la limpieza mental y emocional, específicamente nutre a lo que en ayurveda llamamos majja dhatu, que vendría a ser el tejido nervioso, y ayuda a construir Ojas, lo que sería nuestra inmunidad inherente. También limpia mano vaha srotas, que sería el canal de la mente. 

Lo más importante es que esta limpieza está destinada a ayudar en el procesamiento mental o la digestión dentro de tu mente. Vamos a digerir mejor esos pensamientos y emociones para que no se nos atraganten, y no nos formen tóxicos. La intención es calmar tu mente inquieta, sobre todo ahora en otoño que tenemos la influencia tan grande del dosha Vata, para dar claridad a los pensamientos que están nublados y permitirte acceder mejor a tu creatividad. También en primavera para calmar la mente agitada.
La creatividad es algo importantísimo en la vida. Hay quien piensa que la creatividad únicamente es para las personas que trabajan con algo artístico, pero esto no es así. La creatividad te da soluciones para cualquier aspecto de tu vida. Te hace vivir de una manera muy conectada con tu ser. Y a día de hoy, fomentar la creatividad que hay en cada ser, es básico. Hay que redescubrir la creatividad propia. Y con una limpieza mental y emocional, sale a flote con más fuerza, con más facilidad.

La limpieza mental también sana nuestro cuerpo

 

Este tipo de proceso de limpieza mental también puede sentar las bases para la curación física. Te ayuda a tener una mejor conciencia y fuerza en tu mente, muy importante para recuperar el equilibrio cuando algo está en desbalance. Y no importa que ese desequilibrio que tienes sea grande o pequeño, la fuerza de tu mente, tomar esa conciencia es muy poderoso y ayuda a entrar en armonía y equilibrio de nuevo. 

Todo tu ser busca siempre estar bien, es la tendencia natural, la salud. Entonces, ayudando a tener una mente clara, una mente limpia, podemos mejorar muchas cosas físicas.

¿Todo el mundo puede hacer una limpieza mental y emocional?

 

No. Siento decirlo pero no todo el mundo puede. ¿Por qué? esto no es para nadie que tenga afecciones mentales diagnosticadas; es mejor que te comuniques con tu profesional de salud mental para obtener este tipo de apoyo. Porque esta limpieza mental y emocional que te quiero compartir hoy, está destinada para personas en realidad sanas, es decir, si tienes una enfermedad mental seria, estás con medicación para eso, tal vez esta depuración no sea lo mejor para ti. 

Es una depuración para quien generalmente esté bien pero que pueda estar experimentando algún bache en su camino. Como puede ser, preocupación porque tienes un próximo proyecto y hay incertidumbre, tienes noches de sueño interrumpido porque la mente está muy activa, o estás pasando por una fase de niebla mental, no tienes claridad de pensamiento, tienes emociones confusas, estás más irritable, tienes unos días más duros o desafiantes, etc.
Para este tipo de situaciones o similares. Ahí sí que puedes realizar una limpieza mental y emocional segura.

¿Cada cuánto puede realizarse?

 

Es una limpieza que puede repetirse estacionalmente, o hacerla de forma independiente, o incluso mejor, junto con una limpieza ayurvédica tradicional específica para tus doshas.
Tal vez este último es el más atractivo, en realidad, porque si no tienes experiencia en ayurveda, no sabes bien cómo orientar tu dieta en base a tu dosha, ni que rutinas diarias o ejercicios puedes hacer, la consultoría es una idea más acertada porque ya vas a tiro hecho con todo lo específico para ti. Con lo que te equilibra y te ayuda a depurar de forma más integral. 

Esta depuración que vamos a ver ahora puedes repetirla en otras estaciones o momentos de embotamiento y falta de claridad mental. Por ejemplo, en mi caso, me gusta hacer una limpieza mental cuando se acerca mi cumpleaños. Para mi, el cumpleaños es en realidad como el año nuevo. Empieza otro ciclo y lo que busco es iniciarlo de la mejor manera, con mi mente y mi cuerpo lo más limpios que pueda. Ahí sería un buen momento también.
Y como voy a estar haciendo esta limpieza mental de 3 días desde hoy, aprovecho para compartirlo contigo tanto en el grupo de Telegram como en Instagram.

Limpieza mental y emocional de tres días.

Para tu limpieza mental y emocional, tienes que elegir un momento en el que tu calendario esté libre de actividades y obligaciones extra. Es decir, que no tengas demasiado ajetreo o un pico de trabajo más grande de lo habitual porque vas a necesitar sacar de 20 a 30 minutos al día, para ti, en un espacio tranquilo y libre de distracciones y libre de desorden. Puedes encender un incienso, poner tus aceites esenciales a difundir, etc. Crear un clima propicio, tranquilo, para ti.

Si es posible, se coherente con la sincronización de tus sesiones, ya que tener un mismo ritmo, un mismo horario para hacerlo, puede actuar como una fuente de calma y conexión a tierra. Ayudará a ese aspecto Vata que puedes tener o que está ahora más presente en otoño. Por ejemplo, puedes hacerlo la hora antes de la cena, o nada más levantarte, la cuestión es tener el mismo horario para hacerlo. 

Claves antes de empezar:

  • Revisa tu calendario y elige los días donde menos ocupaciones tengas
  • Reserva entre 20-30 min en tu agenda para la práctica
  • Crea un ambiente tranquilo y agradable 
  • Toma tu bolígrafo preferido y tu diario o libreta

Siéntate cómodamente, respira profundamente unas cuantas veces y, con tu bolígrafo preferido y un papel en la mano, ¡comenzamos!

Día 1: Hacer descarga mental

En el primer día, nuestro primer paso es aclarar los pensamientos a través de un volcado de cerebro. ¿Qué es esto? Escribe todo lo que está ocupando tu espacio mental. Da igual lo que sea. No me importa si son cosas relevantes o ideas, que se trate de una lista de cosas por hacer, conversaciones o eventos de los últimos días o semanas, o emociones que han tomado importancia, escribe todo lo que sea que está ocupando un espacio en tu mente. Este el el volcado. Trasladamos todo eso al papel.

Esto es importante para sacar las cosas de tu mente, para que no te quedes como si fueses un hámster en su ruedita, dándole vueltas a lo mismo sin salir de ahí. Esto ayuda a disminuir Vata, limpiar tu mano vaha srota como te dije antes, y prepararte para el procesamiento de pensamientos. 

Es igual que cuando comes una comida muy pesada, que luego te cuesta digerir. Pues lo mismo pasa cuando hay mucho peso en la cabeza. Cuantos más pensamientos tengas, con cuantos más pensamientos estés ahí trabajando, más complicada será tu digestión mental. Por eso las volcamos al papel.

Cuando hagas esto, siente las emociones y sensaciones que van a surgir; también puedes anotar esas emociones, qué estás sintiendo al volcar en el papel todos esos pensamientos. Cuando hayas terminado, respira profundamente tres veces y siéntate en silencio durante unos 3 o 5 minutitos. Aprovecha para hacer una pequeña meditación. Aquietar la mente. El espíritu.

Este proceso de volcado, en realidad puede ser una práctica diaria, no solo durante estos 3 días de depuración. Porque es una buena limpieza de tu mente. Es muy útil.

Día 2: Reconocer patrones e identificar acumulaciones

En el segundo día, vas a revisar tu diario del día anterior y tomar nota de cualquier tema recurrente. Algo que veas que se repita. Por ejemplo, ¿notas que hay una preocupación, que hay miedo, ira o tristeza que pueden ser como un hilo conductor, que están siempre ahí? ¿Están todos tus pensamientos relacionados con tu trabajo a lo mejor, o con otras responsabilidades que tienes? ¿Es posible que ciertas emociones solo surjan en momentos específicos del día? Observa todo eso.

Si no encuentras ningún tema compartido, que se repite, busca entonces el tema o la emoción que sea la mayor prioridad para ti. Una vez que la tengas identificada y encerrada en un círculo (la vas redondear, o vas a resaltar sus patrones principales) reflexiona sobre las circunstancias que hay en tu vida y donde veas que estos sentimientos podrían acumularse, con o sin tu conocimiento.

Por ejemplo, ¿tu falta de control en una situación laboral o familiar te está enfadando y se muestra como un niño o niña rabiosa? O ¿La ansiedad está más presente durante la noche? o a lo mejor ¿Tus sentimientos de soledad se amplifican cada vez que revisas tus redes sociales y ves a otras personas aparentemente disfrutando de la vida que tú sueñas tener? Eso son solo ejemplos para que entiendas el tipo de reflexión que debes hacer según lo que escribiste en el primer día.

Este proceso te ayuda a organizar tus emociones (y esto es algo que agrada al dosha pitta, el que está vinculado con nuestro Agni, con el fuego interior que nos ayuda a digerir, física y mentalmente) y ver los posibles lugares de acumulación mental (que justamente, esto disminuye Kapha, el dosha de tierra, el que cuando está en desbalance nos hace experimentar el apego más fuerte). 

Cuando tengas esta reflexión hecha, y sin juzgar, escribe todo lo que se te ocurra. Después cierra tu diario y tus ojos. Y permanece en una posición sentada, dejando que tus pensamientos hiervan a fuego lento durante 3-5 minutos.

Día 3: Desarrolla tu plan de acción único

En este último día vas a usar lo que has aprendido en los primeros dos días. Vas a desarrollar un plan de acción que sea específico para ti para procesar todavía más tus pensamientos y emociones.
No te preocupes, porque vas a ser capaz de hacerlo. Tienes las herramientas.

Solamente tienes que observar dónde están los puntos claves. Hay emociones o pensamientos que seguramente no queremos tener y mucho menos aceptar que los tenemos. Pero ahí están. Y es momento de darles salida para sanarlos, liberarlos y limpiar nuestra mente y emociones. 

Un plan para esto no tiene porqué ser nada complicado. Podría ser que simplemente necesites aumentar tu conciencia en ciertos escenarios o circunstancias que te están causando conflictos emocionales. Poner conciencia cuando emergen estas emociones o pensamientos ya es un plan suficiente para comenzar a crear un cambio. 

Ahora que ya sabes que existen estas emociones en ti, que las has materializado un poco más a través de plasmarlas en papel, que las has examinado, es posible que se detengan la próxima vez, antes de reaccionar. Puede que se haga una ruptura clara de la situación y que salgas de esa situación o que tengas una conversación con alguien para suavizar las cosas.

Trucos y consejos extra

En el caso de que no veas cambios en tus emociones o pensamiento, no te frustres porque a menudo es más complicado, y es posible que estos consejos que te voy a dar ahora te puedan servir.

Escribe una carta, pero no la envíes.
A veces, cuando hay alguien más involucrado en esa preocupación o en esas emociones que estás teniendo, decir lo que necesitas decir sin decírselo a esa personas puede ser la mejor manera de seguir adelante. En muchos casos, esto es todo lo que necesitas hacer. En otros casos, una carta puede servir como una ensayo general para poder tener una conversación que necesitas tener.
Ordenar tus ideas y ver cómo es la mejor manera de expresarte, con una comunicación correcta, no violenta, exponiendo cómo te sientes y demás.

Hay quien piensa que mostrar los sentimientos es un símbolo de debilidad, pero en realidad todas las personas somos seres sintientes. Y si te muestras como eres, frente a la persona con la que tienes el conflicto, es más sencillo solucionarlo. Si expresas lo que te hiere, y por qué te hiere, puede ser que la otra persona te entienda mejor porque sencillamente no era consciente de que eso pudiese estar haciéndote mal. Son solo ejemplos. Al final, si te muestras honestamente, y la otra persona no obra bien contigo, ahí tienes una buena referencia para hacer una limpieza social también. Todo esto, son criterios en los que te toca a ti reflexionar. Para eso está la depuración mental y emocional de estos tres días.

Practica visualizaciones.
Para aquellos casos que provoquen pensamientos no deseados o sentimientos indeseables, imagínatelos funcionando lo mejor posible. ¿Cómo hacemos esto? pues como lo harías con una práctica de meditación, siéntate cómodamente, en un ambiente relajado, respirando de una manera lenta y natural. Y visualiza que eso que te preocupa ocurre sin problemas. Por ejemplo, tienes una presentación y sale todo bien. O que después de haberte rechazado en una oferta de trabajo, te llega uno mejor, con las características que buscabas. O que te respondan con compasión o paciencia cuando estés exponiendo tu problema a esa otra persona, etc. Visualiza cómo las cosas que te preocupan salen bien. Con todo detalle. Puedes hacer estas prácticas de visualización y observar cómo tu mente y emociones pueden ir cambiando, incluso prosperando, pero hazlo sin importar el resultado.

Anticípate a tus sentimientos.
¿Cómo se hace? pues si sabes que se acerca la ansiedad de la noche, que es algo predecible en su momento, ¿por qué no tratar de prevenirla? adelántate y programa algunas actividades, ¡o ninguna actividad!, a esa hora del día. Haz lo que te resulte mejor para solventar ese problema. No se trata de huir de él, sino de enfrentarlo de la mejor manera, tomando conciencia y buscando soluciones con antelación. Incluso, puedes ayudarte en los 10 o 20 minutos previos a que aflore esa emoción, dedícate una meditación sentada o un Savasana por ejemplo, en postura acostada. Respira conscientemente, escucha a tu cuerpo, sintiendo tu corazón, el lugar que ocupas… sintiendo cómo la vida está en ti.

Del mismo modo que puede ocurrir con otro tipo de limpiezas, es posible que necesites algo de fuerza de voluntad y resistencia, pero a medida que trabajes con este proceso una y otra vez, te volverás más consciente de tus pensamientos y de la mejor manera de procesarlos.

Al igual que con todo lo relacionado con el Ayurveda, empieza lentamente, poco a poco para que puedas ir observando y adaptándote según cómo te sientas y lo que necesites en el día a día. Y recuerda que si necesitas orientación, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

¡Feliz depuración emocional!

Mi compromiso Ayurvédico

Soy Teresa, naturópata, Ayurvedic Healer, practicante ayurvédica certificada y la fundadora de Escuela Natur, una humilde escuela de técnicas naturales.
Trabajo con clientes de diferentes partes del mundo, guiándoles, educándoles dentro del ayurveda y empoderándoles para que recuperen el equilibrio y la salud a través de las antiguas sabiduría. Me formé en el Américan Institute of Vedic Studies con el Dr. David Frawley y continúo aprendiendo, con distintos estudios hasta el día de hoy. Actualmente vivo en Mallorca, España, en plena naturaleza y con mi familia. Cuando no estoy trabajando, disfruto de una vida sencilla leyendo, haciendo preparados herbales, escribiendo, paseando, practicando yoga o QiGong, entrenando, meditando, respirando y pasando tiempo con mi familia. Leer más sobre mi

Escuela Natur
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad