Blog

Diagrama lunar y ciclo menstrual

diagrama lunar y como usarlo

En este artículo quiero hablarte de 2 ciclos muy importantes y enseñarte a usar una herramienta muy poderosa, el diagrama lunar.

Veremos el ciclo menstrual y el ciclo lunar y su vínculo tan especial.

 

Es cierto que esta herramienta, el diagrama lunar, está enfocada en la menstruación pero igualmente, si no menstruas, el diagrama lunar también te será muy útil. Si eres hombre, si tienes la menopausia, si estás embarazada, etc. puedes usarlo también. 

Desde el origen de los tiempos, el ciclo menstrual está conectado con la Luna y la Tierra. A través de él, transitamos por las distintas energías lunares: la luna creciente, luna llena, luna menguante y luna oscura o nueva. 

Pero a la vez, también nos conectamos con la analogía que existe con las diferentes estaciones del año. Conectamos con la primavera, el verano, el otoño y el invierno. 

Nuestros ancestros lejanos, en su cultura y también en sus costumbres tenían muy presente este vínculo natural. Se veía en los ritos, en figuras, pinturas o en historias que contaban sobre esta unión. 

En algunas culturas muy antiguas, las niñas tenían una idea más afianzada, un conocimiento mayor y una mejor comprensión sobre sí mismas. Un entendimiento sobre su cuerpo y también sobre su menstruación. La veían como algo sagrado y no como algo que debía ser escondido. Luego, esta visión fue cambiando y deformándose con el paso del tiempo… hasta casi demonizarlas. Sin poder entrar en los templos cuando estaban menstruando por considerarlas sucias, y un largo etcétera, que incluso hoy en día sigue ocurriendo. Un ejemplo es el libro de Levítico. El tercer libro de la Biblia. Libro del Antiguo Testamento lleno de instrucciones en cuanto a la adoración del pueblo escogido, Israel. Donde dice literalmente: “Cuando una mujer tenga flujo, si el flujo en su cuerpo es sangre, ella permanecerá en su impureza menstrual por siete días; y cualquiera que la toque quedará inmundo hasta el atardecer.” También dice “Toda cama sobre la cual ella se acueste durante los días de su flujo será para ella como la cama durante su menstruación, y todo sobre lo que ella se siente quedará inmundo, como la impureza de su impureza menstrual.” Y aún hay gente que sigue esto, que cree esto…

Con esta publicación quiero plantar una pequeña semilla en ti, menstrues o no. Quisiera abrir consciencias para que nos demos cuenta de cómo ha cambiado este vínculo tan profundo con la Luna y la Tierra. Un vínculo que de forma natural sigue existiendo pero que parece que ignoramos. 

En la región de los montes Altai, que está al Sur de Siberia, hay un lugar donde pervive el chamanismo de origen femenino más antiguo. Reconocen la llegada de la primera menstruación como el momento en que una mujer puede vivir el goce del sexo, el orgasmo como un modo de iluminar la conciencia y expandir la energía (aun cuando la actividad sexual sea en soledad). 
Creen que la sangre menstrual es la única que el cuerpo expulsa sin acto de crueldad ni heridas y es una representación de un reinicio de ciclo cada mes. Esta sangre es sagrada para quienes adoran a la Tierra, que es su Diosa, y se la ofrendan. Qué diferencia de visión entre unos y otros… 

Sin duda es importante conocer este ciclo. Si tienes la menstruación, quiero que sepas que en tu cuerpo fisiológico hay un lazo de unión muy importante, aunque ahora esté como dormido. Aunque ahora no lo sientas así. 

En el mundo donde hoy vivimos, no solemos prestar atención a los cambios emocionales y energéticos que se experimentan durante el ciclo menstrual. Es más, se intenta llevar una vida como si no nos afectasen estas fases, intentando ignorarlas o esperando simplemente a que pasen los días de la regla. Ya sea porque no nos gusta o porque no nos identificamos con ella o porque la vemos como algo sucio, molesto, o por el motivo que sea. 

Obviamente, no todas las personas viven la menstruación de la misma manera. Hay vivencias tanto positivas como negativas, como todo en la vida, pero en lo que coinciden la gran mayoría es en esta falta de conciencia o conexión con el vínculo primigenio. 

La forma negativa de experimentar la menstruación es una pérdida de bienestar, tanto físico como mental, pero sobre todo es un desaprovechamiento de un tremendo potencial. 

 

LAS FASES DE LA LUNA SUELEN COINCIDIR CON LAS FASES DEL CICLO MENSTRUAL. 

Hay una herramienta que te voy a enseñar utilizar. Esta herramienta es el diagrama lunar. 

Hoy te voy a explicar cómo trabajar con él pero antes quiero que entiendas bien porqué es importante esta herramienta y para qué sirve la información que vas a recopilar en tu diagrama lunar personal. 

Te puede ayudar incluso para observar tu estado emocional y conocerte mejor. 

Todo lo que nos permita conocernos mejor nos facilita el camino para amarnos más. Fomenta nuestra autoestima, porque no podemos amar lo que no conocemos bien, y logrará profundizar en nuestros ciclos y cambios, ayudando al autoconocimiento. 

Más adelante te explico cómo usar el diagrama. Ahora vamos a ver porqué es importante. 

Los estados de ánimo y también los hormonales están bajo el influjo de la luna. 

El ciclo menstrual es de 28 días aproximadamente, hay quien tiene ciclos más largos o algo más cortos. Y la Luna tarda alrededor de 29 días en dar una vuelta completa a nuestro planeta Tierra. Aquí ya vemos la primera concordancia. De esta forma, nuestro ciclo se une, se conecta al de las cuatro fases lunares. 

Gracias a nuestros ancestros, sabemos que antiguamente, como ritmo natural, se menstruaba en luna nueva y se ovulaba en luna llena. Y se sabe porque la única forma que tenían para marcar el tiempo era observando las fases de la luna. 

Este ciclo hoy en día se ha perdido realmente. Es muy difícil encontrar a alguien que tenga este ritmo en su ciclo. 

La luz artificial, las pantallas de los ordenadores, del móvil, las luces que nunca se apagan durante la noche en las calles, los letreros enormes de publicidad iluminada… todo esto nos lo pone prácticamente imposible para vivir bajo la luz natural. 

Por lo tanto, el primer punto importante es que la luz artificial nos influye y puede hacer que ciertos ritmos biológicos queden confundido. Por ejemplo, el ritmo del sueño es uno de ellos. 

Nuestros ciclos se pueden volver irregulares sangrando bajo luna llena o en cualquier otra luna que no sea nueva. Así que, como primera acción para intentar restaurar el ciclo menstrual natural, u original, es pasa menos tiempo delante de una pantalla.
Pero esto no es únicamente para el ciclo menstrual, esto afecta a nuestro organismo en general. También puedes incorporar filtros de luz azul. Hay un montón de información en Internet sobre cómo protegerte de la luz azul e incluso algunos móviles y ordenadores ya tienen esta opción incorporada para que la actives a tu gusto.

Intenta ir a dormir antes y levantarte con la luz del sol. El tema de la luz artificial es todo un reto, lo sé perfectamente, pero una vez has implantado una rutina y empiezas a registrar tus cambios en el diagrama lunar, ves de una forma más concreta cómo te afecta realmente. 

Como te decía, las fases del ciclo menstrual están vinculadas a las lunas y la analogía que existe con estaciones del año por un motivo. Ahora vamos a ver estas correspondencias. 

 

MENSTRUACIÓN · LUNA NUEVA

La estación a la que equivaldría energéticamente es el invierno. 
También se le conoce arquetípicamente como la fase “bruja”. 
Va desde el día 1 del ciclo hasta el 7.

Nuestra energía está en una fase semilla.  Lo natural aquí es estar en modo reflexivo. Es la fase oscura por excelencia pero no quiere decir que sea negativa. En el ciclo, es la fase más Yin, energía de introspección, de soledad. 

Es la fase del silencio, de “ir hacia nuestro interior”. Se quiere estar en tranquilidad, y puede llegar a ser molesto incluso interactuar con lo exterior. 

El cuerpo está mucho más sensible que en otras fases del ciclo. Y esto que puede parecer algo negativo, es completamente al contrario. Debido a esta sensibilidad, se puede conectar de manera muy especial con el cuerpo y con los mensajes que él nos da. 

Es una fase donde nos podemos fiar más de nuestros instintos y de nuestras intuiciones. Estamos más sensibles. Esta fase es de quietud. De meditar, estar en silencio y de reciclar la energía. Es decir, hay que buscar de forma natural el descanso, darse tiempo para menstruar dentro de las posibilidades. Esto es, observar cómo es el flujo, qué aspecto tiene, si lo vemos saludable o detectamos algo fuera de lo normal. Observarnos. Buscando este descanso nos estaremos reponiendo bien para la siguiente fase de la luna, estaremos con más vitalidad en luna creciente. 

Esta fase de luna nueva, de menstruación, equivale al invierno por las características que tiene de ser la más introspectiva. Puedes ver un artículo sobre el invierno y la Medicina Tradicional China, si quieres ampliar información sobre esta estación tan importante. Es cuando podemos escucharnos y comprender qué deseamos proyectar para manifestarlo en el resto del mes. 

 

LA PRE OVULACIÓN · LUNA CRECIENTE 

La pre ovulación es luna creciente y su equivalencia es la primavera. 
El arquetipo que la representa es la doncella. Por tener la vitalidad renovada. 
Esta fase va del día 7 al 14. 

La semana siguiente de tener la regla corresponde con la energía de la primavera porque es plena renovación. Te sientes con un aumento energético, sobre todo físico.

En esta fase, estamos transitando entre la oscuridad del invierno, que es la menstruación y la luz, el verano, que correspondería con la ovulación. 

Son unos días perfectos para comenzar proyectos que se verán materializados en la siguiente fase que es la de ovulación. 

En esta fase de luna creciente y pre ovulación nos encontramos con más capacidad para analizar, estamos con mayor concentración y podemos planificar las cosas mejor.

Estamos con fortaleza mental y también nuestra mente está más clara, tenemos pensamientos más frescos. Nos invita a Ser… a sembrar, a ser creativa. 

Referente a las emociones, nos encontramos más estables. Ya no nos hace falta tanto descanso, nuestra energía vital se ve en su máximo apogeo. Además, sientes una mayor seguridad en ti. Te apetece más socializar y salir a pasarlo bien. 

Según Miranda Gray, una mujer facilitadora de talleres sobre la naturaleza cíclica de la menstruación, ella dice que la preovulación, esta fase que estamos hablando ahora, es el mejor momento del ciclo para empezar proyectos nuevos, para tomar acción y para lograr resultados. 

Con el diagrama lunar, cuando empieces a utilizarlo, podrás ver mejor la evolución y cómo lo vives tú particularmente, cómo gestionas esa energía de inicio, de acción, de luna creciente. 

 

LA OVULACIÓN · LUNA LLENA

La siguiente fase es la ovulación, la luna llena. 
Corresponde con el arquetipo de la madre, es la fase Gaia. 
Va del día 15 al día 21 del ciclo. 
Tiene correspondencia con la energía del verano. 

Cuando estamos en esta fase estamos mucho más sociables. Es la fase empática y más expresiva del ciclo. Es cuando estamos más radiantes. Radiamos esa energía expansiva. 

Nos vemos con una capacidad mayor para entregarnos a lo que amamos. Es cuando estamos más fértiles, por eso coincide con la luna llena, estamos llenas de energía, llenas de vitalidad. Pero la fertilidad es en todos los sentidos. 

Es el arquetipo de la madre entendiendo a la maternidad como que somos responsables de la fertilidad de mi vida. De ser capaz de parir al mundo también ideas. Estamos a punto para dar vida a proyectos, ya sean personales, laborales, o de cualquier tipo. 

En la fase anterior los planificábamos, les dábamos salida y en esta fase más fértil es cuando les damos vida real. Nuestra seguridad aumenta, y también la autoestima. Incluso, tenemos un mayor deseo e impulso sexual. 

Es en esta fase de ovulación, de luna llena, cuando tenemos una sensación de bienestar personal que se encuentra relacionada plenamente con cómo expresamos nuestros sentimientos de cariño, amor y gratitud. 

 

PREMENSTRUACIÓN · LUNA MENGUANTE

La siguiente fase es la de premenstruación es la de luna menguante. 
El arquetipo es la chamana, la mística, la hechicera. 
Va del día 22 al 29 del ciclo. 
La energía en relación es la del otoño. 

Aquí sentimos un pequeño bajón en la energía física. Pero también hay intuición. 

Nos ocurre como a los árboles en otoño, queremos soltar y limpiar lo que no nos hace bien. Lo que ya no nos sirve.

En esta fase es donde se ve el famoso síndrome premenstrual. 

De nuevo son unos días que invitan a mirar hacia el interior. Tenemos menos capacidad para concentrarnos y la capacidad de nuestra memoria baja un poco. 

Es el momento perfecto para meternos de lleno en cuáles son nuestros deseos, cuáles son nuestros miedos. Qué es lo que estamos necesitando realmente. 

Es perfecta esta fase de luna menguante, donde estamos en premenstruación, para sanarnos en nuestro crecimiento personal, para avanzar en lo que nos hace falta de verdad y ponerlo sobre la mesa. 

Incluso es posible que se tenga un deseo sexual más intenso en estos días. Todo esto, lo podemos ir reflejando en nuestro diagrama lunar. 

Conocer las fases del ciclo y lo que significa cada una es importante para promover tu autoconocimiento. Incluso te invito a que compartas esto porque es una herramienta muy potente que deberíamos utilizar. 

Es parte del proceso de desarrollo personal de toda persona que quiera volver a conectarse con su ciclo menstrual, su energía, sus fases, sus ciclos en general y también el conocimiento de todo el potencial que hay en cada momento del ciclo. 

Es la principal herramienta que vamos a estar usando para ver de qué manera te afecta o vives el ciclo. 

Cuando tomas consciencia y conocimiento, entonces, puedes gestionar mucho mejor tu actividad y tu vida entera para llevarla a una armonía con un proceso totalmente natural. 

Podemos notar en distintas áreas de nuestra vida, ya sea energética, espiritual, emocional, mental o física, estas fluctuaciones. 

La idea de esta herramienta es poder entender e integrar nuestros cambios, registrandolos en el diagrama, y a través de él y su lectura llegar a conocer e incluso corregir algunas cosas que vemos que necesitamos. 

Por ejemplo, si existen cambios bruscos emocionales en determinada fase del ciclo, el diagrama es una gran herramienta que ayuda a entender por qué, qué sucedió ahí y cómo podemos mejorar y prevenir. 

diagrama lunar menstruación

CÓMO UTILIZAR TU DIAGRAMA

Trabajaremos de la siguiente forma: vamos a tomar el diagrama y el primer día que me venga la regla es el inicio de mi ciclo. 

Imaginamos que me viene hoy la menstruación, y es jueves 13 de febrero. Tengo que mirar en qué fase de la luna me encuentro hoy. Y veo que me ha venido 5 días después de la luna llena. En una luna menguante.

Las fases de la luna puedes verlas en un calendario lunar, por Internet puedes encontrar muchísimos de varios tipos y diseños. 

Entonces, vamos a nuestro diagrama y buscamos esta luna que tenemos hoy. Y anotamos el primer día de la regla como día 1. Lo apuntamos en la primera casilla. 

Iremos evaluando y rellenando el diagrama en el sentido de las agujas del reloj.

 

QUÉ COSAS VAMOS A TENER EN CUENTA

En el diagrama vamos a anotar aspectos físicos, y emocionales. 

También podemos anotar aspectos mentales y aspectos espirituales. Una gran ayuda puede ser trabajar con una libreta a parte, además del diagrama lunar, donde podemos apuntar qué ocurre cada día del ciclo con más detalle. 

Entonces, decimos que el día 1 de mi ciclo es en luna menguante, y anotaré cómo me siento. Veré si hay una concordancia con cómo es esta fase de la luna, que cuando está menguante es como la energía del otoño, con ganas de soltar, dejar ir, si tengo ganas de estar más en casa, no salir tanto, etc. Y en la libreta puedo añadir más información, la libreta es totalmente opcional, lo puedes apuntar todo directamente en el diagrama. Pero sirve como apoyo para ampliar otros aspectos, porque en el diagrama únicamente aparece el aspecto físico y emocional, pero en la libreta por ejemplo puedes describir tu aspecto físico, emocional, mental y espiritual. 

En tu aspecto físico puedes tener en cuenta: si me siento más baja de energía, necesito dormir más, o si he ido al gimnasio o he hecho yoga y mi rutina sin ningún problema, si estoy más o menos torpe, si siento que estoy menos creativa o más, si tengo antojos de algo dulce, o salado o si no tengo ninguno, cómo es mi flujo, si es escaso o no, su color, su olor, si el pecho está sensible, molesta o no, si hay dolor en el bajo vientre o no, cómo es mi sexualidad si me siento activa sexualmente, agresiva, pasiva, o inactiva totalmente, o estoy cariñosa, o más distante, etc. 

En el aspecto mental por ejemplo: me siento con más capacidad de conectar o no, estoy con pensamientos empoderantes, he conectado más con mis proyectos, mi memoria es mejor o peor hoy, me siento más inspirada o no, puedo comunicar con más facilidad, etc. 

En aspectos emocionales por ejemplo si he podido conectar más con las personas, me siento vibrando en la alegría, estoy más compasiva y maternal, tengo muchos juicios y críticas, me siento agobiada, etc. 

En estados espirituales por ejemplo puedo escribir que he estado más intuitiva que otros días, tengo más necesidad de meditar, mis habilidades psiquicas están más desarrolladas que otras veces, etc. 

Todo esto podemos ampliarlo en la libreta e ir registrándolos en mi diario del ciclo.

FÍSICAS:
Nivel de energía: alto o bajo. Necesidad de actividad más física o descanso.
Necesidad de dormir más o dormir menos.
Coordinación física o tengo torpeza.
Sentirme creativa, con ganas de crear cosas o todo lo contrario.
Antojos de dulce, carbohidratos, salado, etc.
Flujo vaginal. Cómo es la mucosidad, aspecto, color, si es abundante o escaso.
Sangre: si es abundante, densa, más líquida, rojo, marrón, si tiene olor, etc.
Pechos: sensibles o no.
Dolor, malestar en zona del bajo vientre, en zona reproductiva.
Sexualidad: receptiva, cariñosa, erótica, agresiva, pasiva, amorosa, ninguna, etc.

MENTALES:
Concentración: nivel alto, bajo, medio.
Capacidad de planificación: más fácil, menos fácil.
Prioridades: capacidad de establecerlas, o menos capacidad.
Memoria: buena, mala, regular.
Pensamientos: capacidad de pensamiento lógico, pensamientos caoticos, cabeza hecha un lío, etc.
Multitarea: mayor o menor capacidad para hacer varias cosas a la vez.
Aprendizaje: mayor o menor capacidad para aprender algo nuevo.
Inspiración: sentirse creativa, con nievas ideas, inspirada. O no sentirse absolutamente así.
Comunicación: capacidad de comunicarse fácilmente, frustraciones con la comunicación. No poder ordenar las ideas para expresarse, etc.

EMOCIONALES:
Sociabilidad: conexión con los demás buena, o poco sociable, necesidad de espacio propio, etc.
Compasiva, altruista, más maternal, o menos altruismo, prioridad a las necesidades propias.
Sensibilidad: extremadamente sensible, muy empática, objetiva, desprendida, fría, poco sensible, etc.
Altibajos emocionales, ganas de llorar, equilibrada, estabilidad y armonía emocional.
Autoestima: autoconfianza, sensibilidad a críticas y juicios, necesidad de ser valorada, necesidad de reafirmación por parte de otras personas, etc.
Humor: rabia, ira, impaciencia, agresividad, capacidad para transformar conflictos, capacidad para fluir, etc.
Motivación: sentirse capaz de prosperar, de salir adelante, depresión, ansiedad, falta de motivación, agobio, etc.
Necesidad de hacer cambios en la vida, contenta con lo que haces y lo que eres, etc.

ESPIRITUALES:
Intuición: mayor o menor.
Necesidad de expresar la espiritualidad como realizar rituales, reflexión, meditación, etc.
Conciencia profunda que va más allá de lo cotidiano.
Mayor conciencia de tu mundo interior y energías sutiles. Menor conciencia de tu interior, etc.
Creatividad intuitiva.
Sueños con contenido relevante, colores, recurrentes, predicciones, etc.
Habilidades psiquicas y perceptivas mayores o menos pronunciadas, etc.

Resumen adaptado del trabajo de Miranda Gray.

En el diagrama lunar puedes ir haciendo un breve resumen, yo particularmente empecé utilizando una libreta para ampliar información pero ahora únicamente utilizo el diagrama para estas anotaciones. 

Al lado de la luna lo que hago es pintar un color. Trabajo con los colores porque cuando tenga que integrar toda esta información del mes, será mucho más fácil identificarme con los colores, porque sabré a simple vista qué tan fluctuante ha sido mi ciclo de un solo vistazo sin tener que ir a leer día tras día. 
En mi caso, añado el color rojo junto a la luna cuando estoy menstruando. Y otros colores que indican cómo es mi flujo y demás. 

Incluso puedes anotar una pequeña leyenda en la esquina del diagrama, para que te sea fácil recordar qué significa cada color. 

Aunque la lectura de las notas que puedas tomar aporta muchísima información, la idea es que cuando vea mi diagrama pueda tener un gráfico que a rasgos generales, plasme mi ciclo para ir observándome cómo estoy de receptiva en las distintas fases lunares. Y ver si estoy en resonancia, escuchar mi cuerpo, comprenderlo, amarlo corregirlo en la medida de mi evolución y de mi consciencia. Sentirme una persona plena con quien me ha tocado ser, y hacer esos cambios desde el amor siempre y desde la aceptación. Y no buscando ese cambio porque no me aguanto más o porque no me gusto como soy o porque no puedo aceptarme, sino haciendo estos cambios porque me quiero, me amo tanto que no puedo contemplar a mi ser si no es yendo hacia mi evolución. 

MENOPAUSIA

Si no estás en fase activa de menstruar, porque estás en menopausia, déjame decirte que aunque no haya menstruación, los ciclos siguen existiendo y haciendo su influencia. 

La realidad cambia porque estás en otra etapa pero desde lo hormonal el proceso cíclico continúa. Si estás en menopausia ya has trascendido el ciclo reproductivo y energéticamente tienes aún más poder. 

Toda esa energía que se renovaba antes fluyendo hacia el exterior con los sangrados, ahora inicia un circuito interno que sigue sustentando el ritmo, el ciclo natural y se retroalimenta. Así que puedes utilizar también el diagrama lunar anotando tus fluctuaciones emocionales, mentales, espirituales y físicas empezando por el día que quieras. 

La idea es poder tener 2 o 3 diagramas completados para ver cómo evolucionas, cómo me comporto energéticamente, cómo fluyo y fluctúo y si estoy en resonancia con la luna, y si tengo las 4 lunas en mi y cómo las vivo. 

Lo mismo para los hombres o para las mujeres embarazadas. Puedes iniciar el diagrama el día que quieras, anotando tus emociones y cómo te encuentras físicamente. 

Me encantaría que compartieses tu experiencia con tus personas cercanas, y que me comentases qué te parece esta herramienta de autoconocimiento. Puedes hacerlo en mis redes sociales.

Muchas gracias por tu tiempo, y comparte esta información que es valiosísima. 

 

Recuerda que: Si tu menstruación no coincide con luna nueva no significa que tengas una enfermedad, un problema energético o similar. Muy pocas personas podemos presumir de un ciclo menstrual acorde a la luna… y con esta herramienta podemos hacer un trabajo personal e ir viendo si lo podemos cuadrar con las diferentes fases de la luna, y si podemos poquito a poco llegar a encauzarlo respetando esas fases, porque así vamos a poder trabajar mucho mejor con nuestra energía. Pero es importante que entiendas que no ocurre nada nefasto si tu ciclo menstrual no empieza en luna nueva.

📎 Descarga el diagrama lunar gratis aquí