Blog

Otoño y Ayurveda

Ayurveda y otoño

En este artículo vamos a ver cómo preparar nuestro organismo, según el Ayurveda, para el otoño. Esta estación es una época de transición, de muchos cambios e inestabilidad. Tal vez este año más que nunca. Es cuando llegan los primeros fríos.

Si nuestro inicio en el otoño lo hacemos adecuadamente, según el Ayurveda, tendremos predisposición a una mejor salud durante el resto del año.

Si nuestro inicio en el otoño lo hacemos de forma adecuada, según el Ayurveda, tendremos predisposición a tener una mejor salud durante el resto del año y para hacer esto debemos acompañar el cambio, escuchar las necesidades que nos marca esta estación.

Como es una época de oscilación, tendremos un cambio de rutinas bastante fuerte. Por esto tendremos que cuidar al cuerpo intentando eliminar las toxinas acumuladas y dando un impulso a nuestras defensas naturales para fortalecernos.

En el otoño quien reina es la energía de Vata, uno de los 3 doshas o constituciones del Ayurveda.

Vata está formado por 2 elementos que son aire y éter. Ayurveda lo explica muy bien en su teoría de Panchamahabhuta, los 5 grandes elementos. Estos 5 elementos, los Panchamahabhutas, los encontramos en el ser humano, pero también en los animales y las plantas, y en todas partes. Todo está unido y lo que compone y hace funcionar a la naturaleza es igual a lo que nos compone y nos hace funcionar a nosotros los seres humanos. No estamos separados de este mundo.

Según el Ayurveda, todo en el universo se conforma por: Éter, Aire, Fuego, Agua y Tierra. Y como los elementos de Vata, que son Éter y Aire son las fuerzas principales de movimiento, el otoño comparte con Vata sus cualidades que son movimiento, inestabilidad, irregularidad, sequedad, frío, aspereza, etc…

Lo que necesita Vata, para no perder su equilibrio, es justamente lo que nos pide el cuerpo cuando empieza el otoño. Ahí está la clave para esta estación.

Para estar en equilibrio Vata necesita…

  • Descansar más,
  • Comer y beber cosas templadas, calientes
  • Establecer rutinas,
  • Una buena nutrición
  • Estabilidad.

Hay que tener muy en cuenta a este dosha, a Vata, durante el otoño. En realidad, Vata, al ser el dosha del principio de movimiento, va a tener un dominio también sobre los demás doshas. Pitta y Kapha, que son los otros dos doshas o constituciones, también se pueden alterar si lo hace Vata.

Importante en otoño mantener a Vata en calma.

El Ayurveda dice que si mantenemos a nuestro Vata en equilibrio, estaremos en salud.

¿Cómo saber si nuestro Vata está alterado?

Una forma sencilla de saber si tenemos el dosha vata alterado o muy aumentado es si vemos:

  • Muestras de que estamos empezando muchas cosas al mismo tiempo,
  • Nos es difícil terminar algo,
  • Nos olvidamos de qué estábamos haciendo… a lo mejor entramos en una habitación y por un momento no nos acordamos de a qué hemos entrado.
  • Si cambiamos con frecuencia el estado de ánimo.
  • Empiezan los problemas en el sueño.
  • Problemas en la digestión, nos dan gases o estreñimiento o ambas cosas.

Todo ello podría ser, según el Ayurveda, un desequilibrio en Vata y es muy posible que se presenten estos desajustes en otoño.

Con Vata en desequilibrio la mente no calla

Vata en desequilibrio también padece de un constante murmullo mental, la mente no para. Y debido a este ruido que parece no tener fin podría aparecer el estrés, ansiedad, pánico, angustia y demás. Todo ese dinamismo y movimiento propio del aire.

Para muchas personas, en otoño se encuentran de lleno con el desánimo o con mucho agobio, cambios en las emociones o incluso episodios depresivos.

No hemos hablado todavía de los doshas en esta web, así que es posible que todo te suene un poco abstracto pero te daré unos consejos para empezar el otoño de la mejor manera posible sin sufrir desequilibrios.

Hay que tener en cuenta que el Ayurveda dice que lo símil aumenta lo símil, por lo tanto, al tener el otoño cualidades que son como las del dosha Vata solo hay que añadir a nuestro día a día las cualidades que Vata no tiene, las que son totalmente opuestas.

Armonizando el otoño

Hemos visto brevemente que Vata está formado por aire y éter, por lo cual carece totalmente de tierra. Vata es ligero, frío, seco. Entonces para contrarrestar esto, vamos a necesitar algo que de estabilidad para no irnos volando, algo de peso que nos mantenga con los pies en la tierra y un poco de calor y aceites para aliviar el frío y la sequedad.

A Vata hay que mimarle. Podemos empezar por la alimentación, más adelante entraré en detalle con esto porque necesitamos ir añadiendo alimentos que nos den un balance y no nos descompensen más.

Nuestros platos deben empezar a ser más líquidos, algo oleosos, con nutrientes y cálidos.

En esta época es mejor olvidarse de las ensaladas y de alimentos tan crudos y fríos porque según el Ayurveda esto desestabilizaría mucho a Vata.

Puedes empezar el día tomando un vaso de agua templada y añadiendo un poco de limón y jengibre natural.

Para los gases típicos de un desequilibrio de Vata, puede ir muy bien infusiones de anís estrellado antes de ir a dormir.

Pero como te digo, más adelante te daré consejos de alimentación según el Ayurveda.

Como Vata también es sequedad y frío, nuestra piel puede reflejar esto fácilmente. Las manos y los pies pueden empezar a enfriarse, sobre todo en aquellas personas que son ya de por sí Vata. Hacernos masajes con aceite vegetal de sésamo equilibra muchísimo a Vata. Podemos incluso templar un poco el aceite y hacernos unos automasajes en pies y manos, aunque puede ser extensible a brazos, piernas, abdomen, etc. también te explicaré qué tipo de masajes van mejor.

Mi recomendación es que al salir de la ducha, en lugar de aplicarte un bodymilk, utilices aceite vegetal de sésamo. Yo uso uno que es para cocinar.

Una máxima del Ayurveda: no utilices en tu piel cosas que no puedas comer.

La piel es como una gran lengua que absorbe todo hacia nuestro organismo. Y en esta época de otoño debemos depurar lo máximo posible, y una gran forma de hacerlo es eliminando tóxicos de nuestro día a día. Cuanto más natural, mejor.

Las rutinas equilibran a Vata. Cuando este dosha está en desequilibrio se tiende a estar con preocupación o intranquilidad, mucha ansiedad, etc. Es una montaña rusa de emociones. Vata es pura creatividad también y mucha inspiración, pero para poder anclar y regresar a la tierra todas esas ideas, hace falta una rutina, tener disciplina. Esto implica tener unos horarios marcados, comer a la misma hora, irnos a dormir temprano y levantarnos siempre a la misma hora para lograr esa estabilidad en el otoño.

Teniendo todo lo anterior en claro, vamos a ver 4 pasos básicos a seguir para tener un buen otoño y finalmente hablaremos de la alimentación.

4 pasos básicos a seguir para el otoño

1. HORARIOS FIJOS PARA COMER:
Como primer paso, si hay algo que caracteriza a las personas vata es que pueden estar comiendo a cada rato o no comer porque están haciendo otras cosas, se olvidan de comer, o simplemente se lo saltan por sus actividades. En otoño necesitamos una regularidad, seas Vata o no, hay que mantener a este dosha centrado porque se nos vuela muy fácilmente. Para ello, ponte unos horarios fijos para las comidas, en la medida que te sea posible. Esto va a favorecer muchísimo tus problemas digestivos, a los gases o el estreñimiento.

2. HORARIOS FIJOS PARA DORMIR:
Otro punto fundamental es tener un horario para dormir. Las personas que tienen turnos de trabajo lo tendrán más complicado. Cuando tenemos el dosha Vata alterado nos puede aparecer insomnio. Es preferible evitar dormir de día y también evitar estar delante de la tele o del ordenador o mirando al móvil durante la noche. Al menos, una hora antes de ir a dormir, desconéctate de la tecnología y de las pantallas. Puedes leer un libro, preparar una infusión o una ducha o baño con agua calentita, o hacerte un automasaje. Te ayudará a tener un sueño más reparador. 

3. RELAJARSE:
Como punto básico es encontrar un momento durante el día para relajarte. La tendencia de Vata es agotarse. Esfuerzos excesivos, tanto mentales como físicos, pueden hacer que tengamos un gran cansancio. Cuando nuestro Vata está en desequilibrio nos llenamos de cosas para hacer, nos apuntamos a esto y a lo otro y acabamos con agotamiento. Este cansancio nos deja sin creatividad, sin imaginación. Así que es importante dejar un hueco en el día para meditar, hacer yoga o el deporte que te motive, pasear si puedes, escuchar música, etc. Lo importante es tener mucha, muucha calma. 

4. CUIDAR DE LOS HUESOS Y ARTICULACIONES:
Un punto que tampoco hay que olvidar es el de cuidar nuestros huesos y articulaciones. El otoño agrava a Vata por el comienzo del frío y la sequedad que puede haber en ciertos lugares. Recuerda, lo símil aumenta a lo símil. Esto puede hacer que aparezcan dolores de espalda, artritis, ciática, contracturas musculares, etc. Esto es así porque según el Ayurveda, frente a estos estímulos de frío y sequedad Vata se contrae y se contractura. Por eso hay que darle mimo, hay que mantener la nutrición de este dosha con masajes de aceites cálidos, preferentemente por todo el cuerpo, pero si no te es posible, con automasajes.

Masajes ayurvédicos

Si puedes permitirte ir a recibir un masaje Ayurvédico, el masaje Abhyangam es lo mejor para Vata. Es un masaje con un aceite herbal medicinal cálido que ayuda en la regeneración de tejidos y se nota mucho en las articulaciones y la musculatura. Rejala y rebaja también dolores musculares, es una maravilla.

Otro masaje que te recomiendo es el masaje Shirodhara, que te ayudará si tienes problemas de sueño, algo que puede ser típico para muchas personas y más en esta temporada que estamos viviendo. Además el Shirodhara también ayuda contra los dolores de cabeza y migrañas y para el sistema nervioso. 

Vata es el primer dosha que se desequilibra y está detrás de la mayoría de enfermedades, según el Ayurveda.

Ten en cuenta que armonizar a Vata es la clave para tener un buen otoño, porque este dosha es el primero que se desestabiliza y además está detrás de la gran mayoría de enfermedades según el Ayurveda. Por esa razón, aunque Vata no sea tu dosha dominante, todos tenemos una proporción en nuestro cuerpo y en nuestra mente, y aunque sea que lo tengas en pequeña proporción, debe mantenerse en equilibrio.

Algunos consejos de Ayurveda para la alimentación en otoño y mantener a Vata en salud

  • Ten preferencia por alimentos cálidos y nutritivos.
  • Que sean alimentos más densos, untuosos, líquidos, y más sátvicos, es decir, alimentos naturales, sin procesar, orgánicos, sin pesticidas y ecológicos.
  • Preferencia por sabor dulce (no artificial, sino dulce natural presente en los alimentos que nos da la naturaleza sin modificarlos).
  • Incorporar cremas, guisos, cocciones más largas (platos de cuchara)
  • Reducir alimentos crudos.
  • Incorporar arroz basmati o pseudocereales integrales como la quinoa.
  • Rehidratar frutos secos antes de comerlos.
  • Emplear ghee.
  • Uso de especias.
  • Comer sin distracciones u otros estímulos.

Veamos todo esto con un poco más de detenimiento.

En el Ayurveda se le da importancia a los sabores porque son también energías. Esto ocurre igual en la dietoterapia energética de la medicina tradicional china. Para nosotros los sabores no son más que algo que notamos en nuestra lengua o paladar. Pero para estas medicinas tradicionales orientales tan antiguas, el sabor va más allá de una sensación. Nos aportan energías distintas que influyen en nuestro cuerpo y en nuestra mente. Según el Ayurveda, para la época de otoño debe prevalecer el sabor dulce, pero dulce natural no de azúcares añadidos. Dulce de alimentos que la naturaleza nos los sirve así, como la calabaza por ejemplo. También el sabor agrio y salado debe prevalecer y debemos dejar más de lado a los sabores amargos, picantes y astringentes. Es posible que nunca hayas escuchado lo que es el sabor astringente. Para ponerte un ejemplo, un sabor astringente puede ser el té verde. Te deja la lengua como áspera. 

El otoño es temporada de cremas, guisos, cocciones más largas, sopas, en resumen, de platos de cuchara para facilitar la digestión. Hay que consumir muchos más vegetales pero reduciendo mucho lo crudo.

En el tema de las frutas, tienen que estar bien maduritas, dulces e incluso, preparar compotas.

Las legumbres para esta temporada son más del tipo dhal.
Dhal es como se le llama sobre todo en el sur de Asia a las legumbres que se les ha quitado la piel. Un ejemplo es la lenteja roja. Pero las legumbres hay que consumirlas junto con cúrcuma y pimienta para ayudar a digerirlas mejor.

Incorporar cereales como el arroz basmati o pseudocereales integrales como la quinoa.
También frutos secos pero que estén previamente hidratados como las almendras o nueces. Es decir, dejar de remojo durante unas horas los frutos secos y luego consumirlos, así evitarás comer los antinutrientes que se encuentran en ellos. 

En Ayurveda no puede faltar el ghee, es un imprescindible. Si no sabes qué es el ghee, se trata de mantequilla clarificada que en principio pueden tomar las personas que no toleran la lactosa o la caseína ya que no las contiene.
Puedes prepararla de forma casera, y si te interesa saber cómo hacerlo déjame un comentario en el vídeo que encontrarás al principio de esta publicación y miraré de hacer un vídeo receta para elaborar tu ghee.
Puede usarlo para preparar tus alimentos con él, como si fuese aceite, o para preparar tu masala de especias, o untar tu desayuno con ghee. Incluso hay quien lo pone al café. El ayurveda dice que el ghee es el oro líquido, y para la India sería el orgullo equivalente a nuestro aceite de oliva virgen extra en España. Es nuestro oro líquido. Consumir ghee según el ayurveda es una maravilla para nuestro cuerpo y sobre todo en otoño, porque nos aporta esa densidad que necesita Vata.

Las especias que más nos van a servir para el otoño y que nos ayudarán a fortalecer la digestión son:

  • la albahaca,
  • canela,
  • cardamomo,
  • cilantro,
  • comino,
  • cúrcuma,
  • hojas de curry,
  • laurel,
  • pimienta,
  • hinojo,
  • jengibre fresco,
  • nuez moscada,
  • asafoetida y
  • tulasí conocida también como albahaca sagrada.

Todas estas especias puedes añadirlas en tus platos, jugar con sus sabores y dar variedad en los gustos de tus recetas.

Si no encuentras la albahaca sagrada como especia puedes encontrarla como aceite esencial, es un buen adaptógeno y antiestres y gran ayuda para el efecto burnout, que viene a ser cuando una ya está quemada de todo. Favorece la concentración. Estimula la voluntad y perseverancia cuando hay indecisión. Y es útil para cuando te falta confianza en ti. El aceite esencial de albahaca sagrada es muy recomendable en difusión para esta época o para añadir una gota en tu aceite de masaje. Además, nos abre a la compasión.

Un punto importante referente a la alimentación es que la hora de la comida tiene que ser únicamente para la comida. No debe haber otro estímulo porque a Vata ya le sobran. Hay que comer relajadamente. Ese es el mejor aderezo que le puedas poner a tus platos. Nada de encender la tele, estar mirando el teléfono, youtube o lo que sea. Estar presentes en la comida, mirar el plato, ver lo que comes, saborearlo, disfrutar del olor y de su textura. Solo eso.

Todo esto lo puedes empezar a aplicar hoy mismo. Igualmente, en otra publicación hablaré de cómo es entrar en el otoño según la medicina tradicional china, que también es muy interesante con consejos muy útiles que comparte también con el Ayurveda.

Si te gustan estos temas, suscríbete al canal de YouTube porque me estarás ayudando mucho a elaborar contenido.

¡Que estés muy bien!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad