Blog

Receta GHEE Ayurveda

Como preparar ghee casero

Vamos a ver cómo preparar ghee a partir de mantequilla.

Necesitarás:

  • Mantequilla sin sal, preferentemente orgánica. Puedes usarla con sal también, pero hace una reacción diferente a la hora de elaborarse y el sabor queda distinto, y si puedes, que sea de vacas alimentadas al pasto.
  • Una cuchara de madera,
  • Un caldero de acero inoxidable preferentemente,
  • Una cuchara sopera y un cuenquito o vaso.
  • Un frasquito de vidrio, bien limpio, para almacenarla una vez lista
  • Un colador que quepa en el frasquito,
  • Opcional un filtro, ya sea de tela o de café, para colocarlo sobre el filtro.

La mantequilla se puede cortar en taquitos para disolverla mejor, o ponerla tal cual en el caldero. Yo la añado tal cual, pero si la partes tarda un poco menos en derretirse.

Al principio, cuando se está derritiendo, la pongo en fuego medio bajo, y voy removiendo con la cuchara de madera.

¡Cuando preparas tu ghee tienes que estar pendiente porque ocurren muchos cambios!

Tenemos que derretirla por completo y, una vez derretida, bajar el fuego al mínimo para que no se queme.

Cuando esté derretida, a los pocos minutos comenzará a hervir (hervirá 2 veces en total) Una vez hierva, ve retirando la espuma que va saliendo a la superficie. Retírala con la cuchara y ve poniéndola en un cuenquito o en un vaso. Puedes retirarla cada 5 minutos aproximadamente.

A medida que vas retirando esta espuma vas a ir viendo cómo van quedando en el fondo las proteínas de la leche.

Hay quien no retira esa espuma, porque realmente al final se desvanece, pero en mi experiencia, si no la quito se me acaba quemando.

DIFERENCIA ENTRE LA ELABORACIÓN DE MANTEQUILLA CLARIFICADA Y GHEE

Hay una diferencia entre mantequilla clarificada y el ghee. La diferencia es que la mantequilla clarificada, el color ya es doradito pero en el fondo vemos residuos de color claro. Para elaborar el ghee habría que cocinar por más tiempo esta mantequilla clarificada, hasta que esos residuos se vuelvan tostados.

Hay un truco para saber si ya está lista, tanto tu mantequilla clarificada como el ghee. Toma un poco de algodón, hazlo una bolita y moja un poco en el ghee, luego con un encendedor comprueba con cuidado y si salen chispas del algodón, poniendo la mecha sobre la zona que has mojado en ghee. Si no salen chispas es que ya está listo. Pero ten precaución, si has mojado mucho el algodón, puede prenderse rápidamente, cuidado de no quemarte.

Si no tenemos el algodón, debemos ir observando los resíduos del fondo. Cuando estén dorados de color tostadito (ojo, no negros ni quemados) es que ya está listo.

Apagamos el fuego y lo dejamos enfriar unos 10 minutitos para que todos los residuos sólidos queden abajo y sea más fácil colarla.

Yo utilizo un colador y, sobre él, un filtro de té o de café, para evitar que traspasen residuos pequeños. Puedes usar una tela también.

Con cuidado vertemos todo el líquido dorado, colándolo en nuestro recipiente.

Este tipo de grasa es buenísima para nuestras células, para la salud de nuestro cerebro, además se utiliza para muchísimas recetas de ayurveda incluso para la piel. Nutre y regenera.

Con este ghee prepararemos una receta deliciosa depurativa, el famoso kitchari que mencioné en la publicación de Primavera y Ayurveda.

Una vez se enfríe, el ghee tomará un color más claro.

Cómo conservarlo

No es necesario guardarlo en la nevera o refrigerador. Dura muchísimo tiempo. Puede estar hasta un año en perfectas condiciones. Cuanto más tiempo tiene más aumentan sus propiedades y cualidades.

No uses un frasco de plástico, guárdalo en un recipiente de vidrio o de cristal y procura etiquetarlo correctamente con la fecha en que lo elaboraste y la marca o tipo de mantequilla que usaste.

El ghee debe tener un aroma agradable, si su aroma o sabor se vuelven agrios es que el proceso no ha sido bien elaborado y es mejor tirarlo.

Tienes que saber que el verdadero ghee casero no se hace con la mantequilla que compras en el supermercado. Verás mil vídeos y recetas distintas sobre cómo preparar el ghee usando siempre la mantequilla de la tienda, pero la receta original está hecha a partir de cuajada de leche casera. Es decir, la forma tradicional y original ayurvédica para el ghee es obtener leche de vaca al pasto, natural, añadirle fermentos para cuajarla y dejarla reposar para su fermentación durante unas 8 horas más o menos. Una vez haya cuajado toda la leche, se separa la cuajada del líquido, y se hace un proceso para elaborar la mantequilla a partir de la cuajada de forma manual con un instrumento de madera, y de ahí, de esa mantequilla será de donde se prepare el ghee. Un proceso laborioso pero que tiene muchísimas propiedades nutricionales y la calidad del producto que obtenemos, obviamente no es la misma, es muchísimo mejor y su sabor también es distinto.

Propiedades y usos del ghee en el ayurveda

El Ghee o la mantequilla purificada o clarificada, es conocida en la India como el “oro líquido” por sus cualidades terapéuticas. En Ayurveda es un ingrediente básico, tanto tomado internamente como aplicado externamente sobre la piel.

Forma parte de la alimentación de la India desde tiempos inmemoriales incluso lo mencionan en los antiguos textos de la ciencia védica y en el Rigveda se le considera sagrado y puro. De hecho, a día de hoy, se utiliza para hacer ofrendas a los dioses.

Referente a la alimentación ayurvédica, el ghee es considerado uno de los mejores alimentos para apaciguar a los doshas Pitta y Vata.

También se puede elaborar ghee medicinal, añadiendo hierbas en su elaboración. Esto es muy interesante porque se considera que tiene propiedades Yogavathi, es decir, que potencia las cualidades de las plantas con las que se mezcla.

Se dice en los textos que el Ghee aumenta la eficacia de ciertas plantas, transportando los componentes al interior de las células, allí donde producen mayores efectos beneficiosos. Es que, el ayurveda considera al ghee como un alimento puramente sátvico, que favorece la estabilidad de la mente y de la meditación.

Otras propiedades interesantes según el ayurveda es que es tolerado por las personas intolerantes a la lactosa, en su proceso de elaboración se elimina la caseína y la lactosa prácticamente y nos quedamos únicamente con la grasa. Yo no puedo ingerir alimentos con lácteos pero el ghee si es algo que puedo tomar. Además tiene propiedades anti cancerígenas porque contiene entre un 2 y 3 % de aceite linoléico. Tiene un buen número de antioxidantes, barredores de radicales libres, y vitamina A, D, E y K. Y es rico en calcio y selenio.

Indicaciones según el Ayurveda

Internamente:

Tomaremos ghee si tenemos trastornos digestivos que sean producidos por un Pitta elevado, esto podría ser gastritis por ejemplo.

Ayuda contra el estreñimiento.

Proporciona fuerza a nuestro cuerpo, aumenta nuestra capacidad digestiva, nuestro fuego digestivo o agni como se le conoce en el ayurveda y además favorece a la absorción y asimilación de los alimentos que tomamos con él.

Como nuestro cerebro se nutre de grasa, potencia y favorece la memoria, la inteligencia y la percepción.

Es un buenísimo alimento para el Majja dhatu.
Majja dhatu se refiere al sistema nervioso, no limitado solo al sistema nervioso central del cerebro y la médula espinal, sino que abarca todo el tejido nervioso y la médula ósea.

Favorece el Shukra dhatu, es decir al tejido reproductivo masculino y femenino y también proporciona a nuestro cuerpo la esencia sutil de todos los fluidos vitales, responsable de la salud, vitalidad, fuerza, inmunidad, longevidad, bienestar emocional y crecimiento espiritual. Esta sustancia vital es conocida como Ojas, necesaria para el pleno desarrollo del potencial humano.

El ghee es útil también durante el proceso de desintoxicación, para la anemia y los desórdenes de la sangre, siempre según el Ayurveda.

El ghee también es un rasayana, es decir, un alimento que ayuda a promover la longevidad y para revertir los efectos del envejecimiento, y además lubrica todas las articulaciones.

Externamente:

El ghee podemos usarlo en desórdenes de piel que sean Pitta, esto sería según el Ayurveda eccemas, erupciones cutáneas, alergias en la piel… se dice que el Ghee ayuda con las quemaduras leves y las cicatrices si se aplica rápidamente sobre la zona afectada.

También se emplea para productos cosméticos ayurvédicos.

Hay tratamientos para desórdenes en los ojos, usando el Ghee, para irritación, vista cansada o alergias y demás, pero este tipo de tratamiento para los ojos con ghee debe elaborarlo un profesional con la técnica de Netra basti.

El Netra basti es una terapia ayurvédica para los ojos. Es una especie de “baño de ojos” en el que los ojos se sumergen en un ghee de hierbas específicas. Algunos utilizan el triphala ghrita que es un tipo de ghee de hierbas que tiene triphala, una combinación de 3 hierbas que es muy buena para la vista, cocinada con un método ayurvédico especial. También se pueden usar otros ghees herbales, dependiendo de la condición de la persona, pero repito, esto se realiza por profesionales de la salud ayurveda.

Cómo usar el ghee en nuestros alimentos

Puedes utilizar un poquito para preparar tus alimentos, media cucharadita por ejemplo, esto fortalece y nutre.

Si lo usamos en mayor cantidad, y separado de las comidas, tipo media cucharada o una cucharada sopera, dependiendo de la constitución, apacigua a los doshas.

Un ejemplo para usarlo en la alimentación cotidiana, puede ser para cocinar nuestras verduras, añadirlo a las legumbres, o untarlo como manteca.

También puedes añadir una cucharadita pequeña al café. Esto puede sonar bastante raro, pero te aseguro que aporta mucha nutrición y además, da un sabor muy rico.

Un truco muy bueno del ayurveda es en caso de estreñimiento, puedes tomar una cucharadita pequeña de ghee antes de ir a dormir, así estaremos lubricando nuestros órganos para la mañana siguiente.

Diferencia con la mantequilla clarificada

Para elaborar el ghee estaremos una media hora aproximadamente, o 40 minutos, todo dependerá de la cantidad que pongas a preparar. Según el Ayurveda, el Ghee auténtico sólo puede ser obtenido cociéndolo lentamente.

Es un proceso largo y minucioso como has visto, pero esto asegura que el agua, la lactosa y las proteínas se eliminen. Esto le da ese típico sabor a nuez y también hace que podamos conservarlo más tiempo en comparación con la mantequilla clarificada.

Si te animas a prepararlo casero, verás que hay mucha diferencia con el que podemos comprar en las tiendas. Y si lo elaborásemos como se hace realmente, de la forma tradicional, sería muchísimo mejor.

Si te gustan estos temas, suscríbete al canal de YouTube de Escuela Natur para ayudarme a realizar mejor contenido.

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad