Algaida – Mallorca, España

Síntomas de estrés y cómo gestionarlo

Síntomas de estrés y cómo gestionarlo
El estrés puede afectar a tu cuerpo, tu mente, tus sentimientos, pensamientos y también a tu comportamiento.  Si eres capaz de reconocer los síntomas de estrés más comunes, podrás manejar mejor la situación.
 
El estrés que no controlamos puede ser el causante de muchos problemas en nuestra salud emocional y física. Puede afectar a nuestra presión arterial, al corazón, ser causa de obesidad, diabetes, entre otros factores.

SEÑALES DE QUE PADECEMOS MUCHO ESTRÉS

No todo el estrés tiene que ser malo. Al contrario, hay situaciones en las que gracias a él podemos ser más creativos, tener mayor ímpetu para realizar una labor, o nos generan situaciones que nos hacen funcionar y obtener adrenalina cuando la necesitamos.
 
Con todo esto, debemos identificar cuándo este estrés es dañino para nosotros. Diferenciarlo de cuándo nos aporta mayor capacidad para conseguir nuestros objetivos, o cuándo es todo un freno para nuestra vida.
 
Así mismo, puede llegar a ser difícil entender la línea divisoria entre el estrés bueno y el estrés malo, pero existen formas importantes en las que tu cuerpo te envía señales indicativas de que estás sufriendo un estrés negativo. Estos son los síntomas de estrés negativo más comunes:
 
  • Te resfrías con frecuencia
  • Dolor en tu cuerpo
  • Dolores de cabeza
  • Cefalea tensional
  • Caída del cabello
  • Hipertensión
  • Irritabilidad
  • Problemas para dormir y/o conciliar el sueño, o todo lo contrario, problemas para permanecer despierto.
  • Cambios en el apetito.
  • Mayor ansiedad o enfado de lo habitual
  • Otras enfermedades

QUÉ SE PUEDE HACER FRENTE AL ESTRÉS NEGATIVO

Lo fundamental es cultivar una mente tranquila y serena. Esto nos aporta fuerza interior y sobre todo, confianza en nosotros mismos. En conjunto, ayuda a tener una buena salud física y emocional.
 
Conocerse a uno mismo es el primer paso para lograr afrontar el estrés. No es un camino de un día. Requiere de auto-observación y auto-escucha. En ocasiones tenemos que plantarnos cara a nosotros mismos para descubrir realidades que tal vez no sean de nuestro agrado, pero es un paso necesario para lograr mantenernos el calma.
 
Tenemos que entender y saber qué es lo que más nos está causando estrés: el trabajo, el dinero, la pareja o falta de ella, la salud, los hijos… Hay un sinfín de factores. El abanico de posibilidades se abre de diferente manera para cada uno de nosotros en cuanto a estrés se refiere.
 
Cuando hayamos identificado ese factor de estrés principal, el siguiente paso es aprender a relativizar. Modificar nuestra forma de pensamiento. Intentar ver el vaso medio lleno y no medio vacío.
 
Es importante saber que si este estrés negativo está causándonos enfermedades psicosomáticas, hay que acudir a la ayuda de un profesional.

el coaching PUEDE AYUDARTE EN EL CAMINO

Si crees que necesitas ayuda para lograr mantener tu mente calmada, o para encontrar la forma de auto-conocerte, Mindfulness puede ser una buena práctica para ello.
También el Coaching Naturopático es una gran herramienta para lograr encontrar ese balance.
 
La meditación, ejercicios físicos como el Yoga, Tai-Chi o Chi-Kung pueden formar parte de este conjunto que te puede orientar hacia la calma interior y al control de los pensamientos.
 
Si deseas concertar una cita online, no dudes en ponerte en contacto conmigo. Estaré encantada de atenderte.